EL PROFETA ITINERANTE

Publicado en General el 23 de Noviembre, 2008, 10:16 por Pa´í Oliva

                                              

En el año 28, debía de tener   32 años, cuando Jesús  vuelve a Galilea y comienza como profeta itinerante. Visita Magdala. Corozain, Betsaida,  Nazaret,  Caana,  Naum,  Tiro, Sidón, Cesarea y la Decápolis. Parece que evitó entrar en las grandes ciudades Seforis y Tiberíades.

Propaga una buena noticia que llena de alegría a los galileos, porque  ya ha llegado y está en medio de ellos. La llama Reino de Dios. Una presencia cercana de Dios muy peculiar. Dios está presente no para pedir cuentas a los que no hayan cumplido los mandamientos. Dios vino para otra cosa: liberar a las gentes de cuanto los deshumaniza y les hace sufrir.

Y como prueba y como símbolo de esta presencia salvífica  divina, hace prodigios. No se trata de que  él cure a todos los enfermos.  Cura a unos cuantos  para mostrar el camino que sigue el Reino de Dios. La liberación de todo mal.

“El Reino de Dios ya está en medio de nosotros”. Lo cual no significa que se reduzca solamente a “dentro” d e nosotros, como dirán más tarde los pseudos profetas espiritualistas. Tampoco obtendrá su plenitud en la tierra, como prometerán en vano los pseudos profetas materialistas. Comienza “aquí”, pero será pleno “en el más allá”.

Y para explicar todo esto, recurrirá Jesús a todo lo que aprendió de la naturaleza,  en su familia y con sus compañeros de trabajo. La semilla, el tesoro escondido, la levadura etc…   

 Pa’i Oliva